Si en una tapa de una revista encontramos una nota sobre alguien que no conocemos, difícilmente puede despertar nuestro interés. Encontrar información sobre alguien conocido es lo que más nos llama la atención a la hora de leer o escuchar algo.

Esto se aplica en todos los ámbitos, también para las empresas y su imagen institucional (siempre recordemos que tenemos que generar una comunicación homogénea y global). Citando a la película Red Social: “La gente quiere conectarse a Internet y saber de sus amigos”  Este es la clave principal para que nuestra empresa tenga éxito en las redes sociales y en Internet en general. Hacernos conocidos, generar contactos, sentirse parte, definir nuestros gustos, establecer un contacto más fluido y cercano; todo esto nos puede permitir tener un perfil en las diferentes redes sociales o un sitio Web.

Las redes sociales e Internet  abarcan un mercado muy amplio, prácticamente todos los jóvenes entre 16 a 25 años usan Internet y 87% de los mayores de 50 años se conectan a la red. De estos, el 50% se conecta desde sus casas, el 22% desde el trabajo y un 20% desde un cibercafé. Si es necesario, el público puede fragmentarse fácilmente y podemos dirigirnos a nuestro público objetivo, por ejemplo en  facebook o  twitter las personas pueden decidir seguirnos o decir si le gusta nuestro servicio. Lograr que nuestros clientes quieran unirse y de alguna manera ser representados por nosotros, es uno de los objetivos más importantes, el segundo es: conocer a nuestros clientes, lo que nos va a permitir mejorar y pensar nuevos servicios para ofrecerle.

Según datos oficiales de Social Gaga, para 2011 se espera que el uso de las redes sociales crezca hasta alcanzar al 80% de las empresas y una reducción importante en los medios tradicionales. Internet es un medio de fácil acceso para el público y con el dato de Ericsson dónde afirma que: – Las conexiones de banda ancha móvil se duplicarán en 2011, llegando a mil millones en todo el mundo-.  No quedan dudas que debemos entenderlo como un Mercado en crecimiento y  con grandes posibilidades de desarrollo. Invertir en Internet ya no  es visto como algo arriesgado, como lo era hace unos años, ahora sino  estamos en Internet perdemos identidad.

En conclusión,  tenemos que buscar ser conocidos para ser recordados, y de esta manera lograr que la gente se interese por saber de nosotros. Internet es un lugar ideal para lograrlo.